14 Ago 2019

Jarabugo a salvo con acciones de restauración fluvial del proyecto VALAGUA

 

El Instituto de la Conservación de la Naturaleza y de los Bosques (ICNF) de Portugal, realizó en el ámbito del proyecto VALAGUA, la restauración fluvial de un tramo de 1500 m en el barranco dos Alcaides, dónde existe el jarabugo (Anaecypris hispanica), pez endémico de la cuenca del Guadiana con estatus desfavorable y de conservación prioritária.

El barranco dos Alcaides, afluente del río Chanza, en el municipio de Mértola (Portugal), es uno de los pocos lugares donde aún existe este pequeño pez exclusivo de la cuenca del Guadiana.

 

No obstante, en los últimos años fue identificada una amenaza a la supervivencia de la especie: el paso diario de ganado caprino durante el periodo de verano, que contribuye para la degradación de la vegetación ribereña y de la calidad del agua en las pozas donde los animales persisten. El abrevadero directo de la línea de agua y la libre circulación del ganado en las riberas constituyen, efectivamente, factores de presión que degradan la calidad del agua, especialmente en las pozas, donde el agua no se renueva. En estos casos, el hecho de que las especies acuáticas están restringidas a la poza, sin capacidad de fuga, agrava los impactos del acceso del ganado al ecosistema ribereño, comparándose éstos a los efectos negativos en los seres humanos de quedar en un espacio cerrado respirando aire viciado.

 

Las medidas de mitigación de este problema pasaron, por la instalación de una valla en una extensión de 1500 m, para impedir el acceso del ganado a la faja de Dominio Hídrico. En contrapartida se proporcionó al ganado otra solución de abrevadero, a través de una captación de agua subterránea cerca al Monte Novo dos Alcaides. 

 

En el área de intervención existen pozas que resisten al periodo de estío y, sobre todo, a los episodios de sequía grave, como los de 2004/2005 y de 2016/2017. La recuperación de la vegetación ribereña es también determinante para la mejoría de las condiciones de supervivencia de las especies en la poza, en la medida de que contribuye para la disminución de la evaporación y para la manutención de las condiciones fisicoquímicas adecuadas del agua, proporciona refugio y promueve la presencia de invertebrados, que son una fuente de alimento importante para los peces. En ese sentido, se mejoró la vegetación ribereña en cinco pozas, a través de la instalación de estacas de sauces (Salix atrocinerea), fresnos (Fraxinus angustifolia) y chopos blancos (Populus alba), en el final de 2018. En el lugar se instaló también, una placa informativa que permite conocer los valores naturales presentes y valorizar una zona de recreo que torna el uso público del espacio más agradable.

 

Con el apoyo del proyecto VALAGUA, éste será el primer verano en que los jarabugos están a salvo de la presión del ganado en la línea de agua. La confirmación del buen estado vegetativo de las plantas instaladas, en el inicio de este verano, vaticina el éxito de la restauración, que culminará en el desarrollo de la galería ripícola y en su contribución a la resiliencia de las pozas al cambio climático.

 

Promotores
Cofinanciación
VALAGUA - Valorización Ambiental y Gestión Integrada del Agua y de los Hábitats
en el Bajo Guadiana Transfronterizo (POCTEP 0007-VALAGUA-5-P)
Copyright © 2018, Todos los derechos reservados.   Design Cores ao Cubo
Idealización y coordenación